Jugo de zanahoria y pepino para fortalecer el hígado y los riñones

Sharing is caring!

Además de contener vitaminas y antioxidantes el pepino es rico en fibra soluble que, además de saciarnos, favorece la producción de un gel que protege nuestro hígado

Una forma excelente de fortalecer el hígado y los riñones es incluir jugos naturales en nuestra dieta. Es imprescindible que vengan de frutas y verduras orgánicas, libres de pesticidas y tratamientos que puedan limitar sus beneficios originales.

Lo queramos o no, tanto en nuestra alimentación como en la misma atmósfera absorbemos pequeñas cantidades de toxinas que nuestro cuerpo acaba acumulando.

Como ya sabes, esa función depurativa recae en nuestro hígado y los riñones, de ahí la conveniencia de incluir estos remedios caseros en el día a día.

Tanto si gozas de buena salud como si ya sufres algún problema asociado a estos dos órganos tan importantes, estamos seguros de que este jugo a base zanahoria y pepino te va a venir muy bien.

Beneficios de las zanahorias para el hígado y los riñones

Lo que todo el mundo sabe sobre las zanahorias es que nos ayudan a broncear la piel. Ahora bien, te gustará saber también que, según nos explica la OMS (Organización Mundial de la Salud) y según un informe publicado en el “World Cancer Report” de 2014, las zanahorias nos ayudan prevenir diferentes tipos de cáncer.

Las zanahorias, además, contienen más del 25% de falcarinol, un compuesto que protege a la hortaliza del ataque de hongos y que actúa como protector ante el desarrollo de ciertos tipos de tumores.
Es rica en vitaminas A, B, C y E, minerales y potentes antioxidantes que optimizan la función del hígado y los riñones.
Si consumimos zanahorias crudas nos aportarán adecuadas enzimas que cuidarán de nuestros sistema digestivo.
La zanahoria, además, nos ayuda a combatir el estreñimiento, depurando el intestino de toxinas y favoreciendo así la correcta absorción de los nutrientes. Al haber menos elementos nocivos en el torrente sanguíneo, favorecemos el trabajo del hígado y los riñones.
Este dato es muy interesante: las zanahorias son muy ricas en agua, por lo tanto, y gracias también a sus antioxidantes, conseguiremos evitar la formación de cálculos renales.
Disponen de potasio y fósforo, dos minerales vigorizantes que nos aportan energía.

Beneficios de los pepinos para el hígado y los riñones

¿Tienes pepinos en casa? ¿Son frescos y de cultivo orgánico? Entonces, además de disponer de una verdura refrescante y deliciosa estarás cuidando de tu salud.

Los pepinos están compuestos por un 95 por ciento de agua, lo que hace de ellos un alimento ideal para cuidar de la salud renal al ser uno de los mejores diuréticos naturales que existen.
Los pepinos son de la misma familia que las calabazas, vegetales muy saludables para el hígado y los riñones dadas sus vitaminas, antioxidantes y sus minerales.
Los pepinos contienen un flavonoide antinflamatorio llamado fisetina que además de prevenir el envejecimiento cerebral, resulta muy saludable para luchar contra el hígado graso y esos procesos inflamatorios
Todo alimento rico en antioxidantes nos va a permitir fortalecer el tejido de los órganos, luchar contra el ataque de los radicales libres y, a su vez, optimizar los procesos de depuración de toxinas.
Los pepinos contienen vitamina C, beta-carotenos, flavonoides, y quercetina, un antioxidante que nos protege frente a múltiples enfermedades crónicas.
Otro dato que nos encanta sobre los pepinos es que son muy bajos en calorías. Por ello, es común que formen parte de toda dieta para bajar de peso dado su alto índice de fibra soluble.
La fibra soluble lo que hace es crear una especie de gel que, además de limpiar los intestinos, nos ayuda a sentirnos saciadas. Ello hará que la ingesta de grasas quede regulada y protejamos así nuestra salud hepática.

Jugo de zanahorias y pepino

Ingredientes
1 pepino
2 zanahorias
1 cucharadita de perejil (5 g)
1 vaso de agua (200 ml)
El jugo de medio limón
Preparación
Empezaremos limpiando bien el pepino y las zanahorias. Después, procederemos a pelarlos y a cortarlos en trocitos para facilitar el posterior licuado.
Ahora, obtenemos el jugo del medio limón, un aporte rico en antioxidantes y vitamina C que favorecerá aún más la salud de nuestro hígado y los riñones.
¿Siguiente paso? Pica un poco esos 5 gramos de perejil. Si bien es cierto que su sabor es un poco intenso, se trata de una planta medicinal muy adecuada para cuidar de nuestros riñones.
Por último, no tienes más que llevar todos los ingredientes a la licuadora junto con ese vaso de agua. Licua bien, sobre todo para conseguir que las zanahorias queden sin ningún trazo suelto que impida que nos lo podamos beber con tranquilidad.
¿En qué momento del día deberemos tomar ese jugo a base de zanahorias y pepino? Te vendrá muy bien por las mañanas. Si lo complementas con una tostada de pan de centeno con un poco de aceite de oliva y un huevo, obtendrás un desayuno rico en fibra, vitaminas y algo de proteínas.

Te sentirás saciada y tendrás buenas energías para llegar hasta el mediodía. Ideal si te tomas este licuado unos 8 días seguidos cada mes. Tu hígado y los riñones lo van a notar.

Facebook Comments

Sharing is caring!