4 recetas con avena que cambiarán tu forma de desayunar

Sharing is caring!

La avena es uno de esos cereales que resulta súper beneficioso para nuestra salud, nos abre un mundo de posibilidades y además, tiene un sabor delicioso para poder incorporarlo en nuestros desayunos. ¿Preparada para llenarte de energía? ¡Te contamos cuáles son nuestras recetas favoritas!

Parece que si aún no te has unido a la tendencia de los superalimentos, algo falla contigo. Ya sabes que las recetas de batidos energéticos, smoothie bowl y todo tipo de elaboraciones en las que estos alimentos con propiedades entran en juego, están más de moda que nunca. Más allá de las simples apariencias y las tendencias gastro del momento, la avena contiene algunos beneficios que nos hacen caer rendidas ante sus encantos. Y es que, ¿sabías que por cada 100 g de avena obtenemos 350 calorías, 14 gramos de proteínas, 58 gramos de hidratos de carbono y 10 gramos de fibra?

Además, mira todas las recetas que podemos elaborar a partir de ella:

Pan de avena
El aporte de energía de la avena es muy alto y, por eso, a nosotras nos encanta para la hora del desayuno. A continuación te contamos cuáles son las 4 recetas que te harán comenzar el día con una sonrisa. ¡Descúbrelas!

Galletas de avena, plátano y chocolate

Ingredientes (para unas 20 galletas):

200 g de copos de avena Quaker
2 cucharadas soperas de miel
2 plátanos bien maduros
Pepitas de chocolate al gusto

Modo de elaboración:
Para empezar, en un bol grande machacamos el plátano con la ayuda de un mortero. Después, agregamos las dos cucharadas de miel y los copos de avena y removemos bien hasta obtener una masa homogénea. Tras esto, vamos a incorporar también las pepitas de chocolate y volvemos a mezclar. Tras esto, cubrimos la bandeja del horno con papel y, si es necesario, la untamos con un poco de mantequilla.

A continuación, con la ayuda de dos cucharas vamos dándole forma esférica a la masa hasta conseguir unas 20 “pelotas”. Recuerda que es importante que exista cierta separación entre las galletas para que no se peguen unas con otras cuando el calor del horno tienda a expandirlas. Después de hornear durante unos 20 minutos, podemos retirar de la bandeja y, después de esperara que se enfríen, ya están listas para comerlas.

Overnight de avena

Ingredientes (para una ración):

4 cucharadas soperas de copos de avena
100 ml de leche
Un yogur natural tipo griego
Toppings al gusto

Modo de elaboración:
Para empezar, colocamos en un bol las 4 cucharadas soperas de copos de avena y sobre ellas vertemos la leche hasta que cubra aproximadamente la cantidad de copos que hemos agregado. Sobre esto, incorporamos el yogur y tras él, los toppings que más nos apetezcan. Puedes decidirte por miel, nueces y plátano o, si lo prefieres, una buena selección de frutos rojos. Si quieres algo más sencillo, bastará con que incorpores una cucharadita de tu mermelada favorita. Cuando lo tengas listo, lleva al frigorífico durante toda la noche y disfrútalo a la mañana siguiente. A la hora de comer, ve mezclando todos los ingredientes en cada cucharada y disfrutarás al máximo de esta receta.

Porridge de avena con un toque de canela

Ingredientes (para una ración):

4 cucharadas soperas de copos de avena
200 ml de leche de almendras
Una ramita de canela

Modo de elaboración:
Ponemos en un cazo la leche a calentar e incorporamos la ramita de canela para que infusione. Mantenemos a fuego fuerte hasta el momento antes de que entre en ebullición. En ese instante bajamos el fuego, retiramos la canela y vertemos los copos de avena. Removemos a fuego medio durante unos 10 minutos hasta conseguir la textura deseada.

Para crear un desayuno completo, puedes añadirle fruta o semillas a tus gachas. Así conseguirás una receta de lo más completa, perfecta para comenzar el día.

Batido de avena, plátano y bayas

Ingredientes:

200 ml de leche de avena
Dos cucharadas de copos de avena
Un plátano grande congelado
Un puñado de frutos rojos congelados
Una cucharadita de panela
Una cucharadita de semillas de chía

Modo de elaboración:
En primer lugar, ponemos en el vaso de la batidora la leche e incorporamos el resto de ingredientes. Batimos a potencia media hasta que se hayan mezclado bien y tengamos una textura agradable, perfecta para ser bebida. Si a pesar de la fruta congelada, tu batido no está suficientemente frío, podemos llevarlo a la nevera durante una hora aproximadamente. ¡Te llenará de energía!

 

Facebook Comments

Sharing is caring!